En el aeropuerto de Heathrow la aerolínea Virgin Atlantic ha iniciado un test de seis semanas reservado para los clientes de clase alta. El personal de tierra estará equipado con Google Glass y Sony SmartWatch 2 para prestar servicios personalizados a los viajeros. Las azafatas identificaran a los clientes y comenzarán el proceso de check-in antes de llegar incluso a embarcar, proporcionará información actualizada sobre el vuelo, de las condiciones meteorológicas y los acontecimientos en curso en el lugar de destino, así como proporcionar traducciones instantáneas en diferentes idiomas.

Por el momento está reservada sólo para los clientes de clase alta de la sociedad, pero si el uso de estos dispositivos portátiles tuviera éxito podría ampliarse en el futuro a otras categorías de los vuelos y los aeropuertos.