Una de las principales novedades del Galaxy S5, en comparación con los modelos anteriores de la misma serie, consiste en el hecho de que ahora es resistentes al agua y al polvo, con la certificación IP 67.

Esto significa que no sólo es resistente a salpicaduras de agua desde cualquier ángulo, sino también la inmersión en agua hasta un metro de profundidad durante media hora. En resumen: para ahogar tu S5  tendrás que esforzarte, por lo que nuestros colegas rusos han hecho fotos y video al final del artículo no tuvieron éxito.

Como ya sabéis a nosotros también nos gusta hacer estas pruebas cuando son posibles pero tendremos de esperar a su disponibilidad en España. De momento os dejamos con el material tomado de Rusia.