En la actualidad todos los productos que tienen éxito están expuestos a las falsificaciones y Samsung es una de las empresas más afectadas por este fenómeno encontrando reproducciones muy parecidas a los productos que podemos encontrar en tiendas de telefonía y grandes almacenes

La diferencia en este caso es que la mayoría de los posibles compradores se convencerán para la compra del producto original por lo que no estarían dispuestos a gastar menos dinero en un producto “similar”. En cualquier caso, un precio especialmente bajo es definitivamente la primera señal de alarma. Lo que nos sorprendió, y nos animó a escribir este artículo, es que incluso en las manos de un experto, e incluso después de encender el dispositivo será casi imposible de notar las diferencias (eso si una vez navegas por los menús empiezas a tener señales de la imitación).

Tanto externa como internamente (es decir, debajo de la cubierta), el smartphone es igual en todos los aspectos al modelo original , con el fin de confundir incluso a un experto en el tema. Incluso el embalaje, manuales, cables y accesorios son idénticos al producto original.

El software ha sido diseñado con gran cuidado, copiando los iconos, aplicaciones y diseño gráfico. Es cierto, sin embargo, podemos ver las diferencias principales, empezando por los graves errores de traducción, llegando a las entradas enteras ausentes (en ese caso, sin embargo, hay que conocer el producto original, un nuevo comprador no lo percibiría).

El producto que mostramos viene de eBay y el vendedor lo vendió  igual que un Galaxy Note 3, si no fuera por el expediente técnico que se menciona un producto MediaTek quad core con 2 GB de RAM (tan diferente del hardware original ). Si tal vez has notado la discrepancia, un amigo con menos experiencia, probablemente no. Muchos se quieren ahorrar unos pocos euros en los fuertes precios de las grandes marcas, pero el riesgo de cometer un delito mediante la compra de un producto falsificado no es algo que recomendaría.