Samsung ha confirmado que ha destinado 14,7 millones de dólares para la apertura de una nueva instalación para la investigación y la fabricación de semiconductores en Corea del Sur.

El proyecto, que se completará en 2017 , comenzará en el primer semestre de 2015 y dará empleo a unas 150.000 personas, cuya tarea será la de ayudar a la compañía coreana para satisfacer la creciente demanda de productos de alta tecnología.

El motivo de la elección de Samsung es evidente, al menos para los analistas: Con la extensión de la propagación de los teléfonos inteligentes de China, que se venden a un coste muy bajo , la compañía ha perdido muchos puntos en bolsa, y quiere invertir la mayor parte de su capital en un mercado que, contrariamente a la de los teléfonos móviles, está en constante crecimiento durante varios años.

Otras ganancias vendrán del acuerdo con su rival Apple, que ofrecerá nuevos productos con chips de 14nm para sus dispositivos.