Google ha dado un nuevo paso hacia la realización de uno de los proyectos más ambiciosos e interesantes de los últimos años: los esqueletos, o bases, del Proyecto Ara el smartphone con bloques modulares que se pueden insertar y retirar a voluntad, serán producidos por Toshiba , conocida empresa japonesa.

La empresa que es una asociación formada por los dos comenzó en octubre pasado y ahora continua con la producción de tres tipos de bases que controlarán el flujo de datos entre los diferentes módulos al menos hasta un año después del lanzamiento de Ara aunque no está claro si es la única empresa a cargo de esta tarea.

Esta previsto que Ara empiece a comercializarse a principios de 2015 con un precio inicial de 50$ con una configuración que incluye la pantalla, el procesador, la batería y la conexión inalámbrica Wi-Fi.