Nokia no se a muerto todavía y según algunos rumores, ahora que la división de hardware es una parte integrada de Microsoft, planea producir un smartphone Android con especificaciones de gama alta.

Por supuesto, las dificultades son considerables: en primer lugar, la empresa no utilizará su nombre, ahora con licencia Microsoft durante 10 años, pero se dará a conocer mediante un ODM que usará una marca diferente.

En definitiva, después de la malograda serie X, asesinada por Microsoft al terminar la adquisición, la historia de Android y Nokia podría tener un nuevo capítulo.