En los Estados Unidos se ha diagnosticado el primer caso de  adicción a las Google Glass. El afectado es un infante de marina que tiene 31 años y acostumbra a utilizar las Glass hasta 18 horas al día.

El hombre obviamente tiene problemas relacionados la adicción al dispositivo portátil de Google.

El desafortunado usuario había decidido ir a visitarse en el Centro Médico Naval de San Diego por algunos problemas relacionados con el abuso del alcohol, pero al visitar los médicos han determinado la situación de dependencia de las gafas inteligentes. El paciente que en consecuencia a su adicción tenia varios comportamientos compulsivos ha estado bajo cuidado durante 35 días y ahora esta mucho mejor y se las arregla para centrar sus reflejos y para activar las Google Glass con mucha menos frecuencia.