La profesora de la universidad de Stanford Ada Poon ha presentado una revolucionaria forma de cargar de forma inalámbrica sensores implantables y dispositivos médicos en el cuerpo humano. Debido a que la mayor parte de los dispositivo biomédicos implantados hoy en día el mayor problema que tienen es la batería, la investigación de Poon abre las puertas para que los dispositivos más pequeños y sensores que se podrían colocar en el cuerpo tengan una vida más larga gracias a la tecnología de carga inalámbrica.

La tecnología de carga inalámbrica es similar a lo que se está utilizado por los teléfonos inteligentes, como el estándar Qi en el Google Nexus 5, y cepillos de dientes eléctricos. Sin embargo, estos dispositivos utilizan lo que se llama campos de carga cercanos, donde el cargador y el dispositivo deben estar en muy estrecha proximidad el uno al otro para recibir la carga. Esto significa que los dispositivos no se pueden implantar dentro del cuerpo humano.

La investigación de Poon se basa en eso y se reporta en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias en la edición del 19 de mayo.

Según el informe, Poon y sus investigadores desarrollaron un pequeño dispositivo que es más pequeño que un grano de arroz. Este dispositivo tiene pequeñas bobinas de carga y se puede recargar de forma inalámbrica con una fuente de alimentación del tamaño de una tarjeta de crédito que podría ser colocado fuera del cuerpo.