En un imperio donde, en los últimos años, nunca ha desaparecido el sol empiezan a asomar algunas nubes: las previsiones financieras del fabricante coreano para el segundo trimestre de 2014, siendo aún muy buenos en términos absolutos, hablan de una fuerte caída en las ganancias sobre su base anual.

En un documento para los inversores, la compañía explica que, para el Q2 de 2014 se espera que las ganancias sean de aproximadamente 5.230 millones de euros, un verdadero colapso del 24% en comparación con los datos de hace un año.

Entre las diversas explicaciones, se citan el aumento de la fuerza de la moneda de Corea, la competencia de gama baja del mercado en China y Europa y los gastos de comercialización particularmente altos durante el último trimestre.

Hay que decir que la mayor competencia puede, en un futuro no muy lejano ser un problema serio para Samsung, con más y más fabricantes que están dispuestos a ofrecer dispositivos de gama alta a precios razonables . La compañía, sin embargo, hace alarde de un optimismo cauto, centrándose en el lanzamiento del próximo smartphone que debería conducir a un aumento de la demanda en el tercer trimestre.

Qué piensas? La estrategia de Samsung todavía puede tener éxito o será necesario un cambio importante de rumbo?